viernes, 2 de diciembre de 2016

Otoño Velezguevariano

Al Recuerdo Infantil machadiano con su lastre de tedio y reiteración oponemos dos escenarios cambiantes. El patio del Vélez, en el que en los desolados días de finales de noviembre los árboles se engalanan con el entusiasmo de los cisnes y las sabias arquitecturas que permiten que los rayos de naciente del sol del primero de diciembre iluminen nuestra biblioteca con esa tranquilidad suprema con la que se presenta el Adviento. Desde fuera podrá parecer que en los Centros de enseñanza  vivimos en el ciclo del eterno retorno, pero el alumnado se renueva continuamente y con el la tarea de adaptar tierras, tiempos y conocimiento.

En otro orden de coas, Alguien, allá por 1990, dispuso que en el patio se plantaran los exóticos plátanos de sombra. Alguien, tal vez la misma persona, diseñó el juego de patio de luces y de transparentes que permiten que nuestra biblioteca goce del sol todas las mañanas.  Imaginamos la callada visita de este escondido hacedor para que vea y goce de estos esplendores tan secretos como evidentes. Sic erat in fatis.

La ilustración tiene como autor a Celedonio Perellón. La hemos encontrado en «Vela y Ancla» de Egenio de Bustos. Fue publicado por la Delegación Nacional de Juventudes en 1958.









miércoles, 30 de noviembre de 2016

Fallo del Jurado del primer Concurso de Relatos de Terror

Una vez leídos todos los trabajos y realizadas las deliberaciones oportunas, el Jurado decide, por unanimidad de sus componentes, otorgar los siguientes premios:

Primer Premio
  • Julia Franco García, alumna de 1º ESO "B", por su relato "La muñeca con vida de Noel".

Menciones especiales para:
  • Alexandra Ciungo, alumna de 1º ESO "A", por su relato "Las estrellas se derriten".
  • Marta Barcia Aguilar, alumna de 2º ESO "A", por su relato "Un sueño muy real".

¡¡ENHORABUENA!!

viernes, 11 de noviembre de 2016

Cuando anochece en el Valle...

Al grupo de profesores de biblioteca llegó - como a todo el país- la polémica entre tradicionalistas y novatores sobre la celebración de Halloween. Se impuso sin mucho problema la tesis de aprovechar la fecha para fomentar la lectura (y el visionado de película) vinculadas al terror. Se acordó también reservar el mes de noviembre para desarrollar una serie de eventos, pues en nuestra cultura es noviembre ( y no octubre) el mes considerado triste y funesto.

El primero de estos eventos es el primer concurso de relatos de terror destinado a alumnos de la ESO. A Ángela Martínez debemos la idea y el desarrollo de las bases.

Primer Concurso de Relatos de Terror

BASES   

1.   El concurso va dirigido a alumnado de secundaria.

2.   Se escribirá un folio a una cara como mínimo y dos caras como máximo a ordenador con letras a elegir tamaño 12.

3.   El plazo de entrega de trabajos finalizará el lunes 21 de noviembre.

4.   Cada alumno lo entregará a su profesor de Lengua que se encargará de hacerlo llegar a la biblioteca del centro.

5.  El fallo del jurado se conocerá antes de que finalice el mes de noviembre.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Primera Reunión del Grupo de Ayudantes de Biblioteca

Se celebró el pasado lunes 17 de Octubre y junto a voluntarios de cursos pasados, también acudieron alumnos de primero deseosos de incorporarse al equipo de nuestra biblioteca. De hecho aún estamos recibiendo solicitudes de escolares procedentes de estos cursos. Una vez más, tenemos que hacer constancia que en las fotos que publicamos no están todos los que son. Y en el fondo, nos alegramos. La Biblioteca es un ente vivo y se resiste a los posados. Siempre hay algo que hacer (y es más importante que las fotos) y siempre unos entran y otros salen.




Miriam Alcantarilla y Carmen Porras presidieron la reunión e informaron a los nuevos ayudantes cuáles eran sus labores, deberes y obligaciones, recitado que sirvió de recordatorio a los alumnos que asistían a la convocatoria y que ya habían colaborado en años anteriores.

La institución del cuerpo de ayudantes de la biblioteca se remonta a la época de Lola Roldán y tenemos que señalar que la decisión fue tomada (y llevada a cabo) cuando nuestra librería se hallaban todavía en renovación, no después. Esto es, que desde sus inicios la biblioteca, tal como está hoy concebida, se proyectó con un grupo de alumnos colaboradores. No son por tanto un añadido, sino un elemento sustancial.

Nuestra primera reunión de ayudantes de Biblioteca pues, continua viejas tradiciones y rememora la fundación o refundación de nuestra biblioteca.  Año tras años hemos ido creando una pequeña tropa de lectores y guardianes del libro. Creo que esta paráfrasis ayudará a entender la trascendencia del acto.

"En el principio Lola fue nombrada responsable de la Biblioteca. Ésta estaba desordenada y vacía, y las tinieblas de la obsolescencia la convertían en la faz del abismo. Y atardeció y amaneció: día primero.
 
En el segundo día la Roldán quiso encontrar todas las llaves de las estanterías, rotularlas y encargar las que faltaban. Y así transcurrió el segundo día.
 
En la tercera jornada la bibliotecaria ordenó un expurgo general como nunca antes se había hecho. Las fuerzas del polvo y la oscuridad plantearon batalla, pero Lola los condenó al Hades en cajas debidamente precintadas. Era el tercer día.
 
Tras el cuarto amanecer llegaron las nuevas estanterías del Ikea y se cambiaron de sitio todas las antiguas. Y en verdad la biblioteca parecía ya otra cosa. Era el cuarto día.
 
No hay quinto malo, y en este día se cambió el cableado por completo, se dispusieron las conexiones de internet y se instaló un Abies como Dios Manda. Así paso el quinto día.
 
El sexto día mientras mordisqueaba Lola la manzana de los recreos dijo "Haya un pulular de alumnos en la biblioteca que sean ayudantes de biblioteca, que formen grupos de lectura o que simplemente vengan a leer". Y vio que aquello estaba en verdad bien.
 
Por último el séptimo día comenzó a fabricar tejuelos con la ayuda de sus alumnos y ya no paró."




martes, 1 de noviembre de 2016

Novedades Noviembre 2016


Resultado de imagen de los herederos de la tierra
Los Herederos de la Tierra - Ildefonso Falcones
Barcelona, 1387. Las campanas de la iglesia de Santa María de la Mar siguen sonando para todos los habitantes del barrio de la Ribera, pero uno de ellos escucha su repique con especial atención... Hugo Llor, hijo de un marinero fallecido, a sus doce años trabaja en las atarazanas gracias a la generosidad de uno de los prohombres más apreciados de la ciudad: Arnau Estanyol.
Pero sus sueños juveniles de convertirse en constructor de barcos se darán de bruces contra una realidad dura y despiadada cuando la familia Puig, enemiga acérrima de su mentor, aproveche su posición ante el nuevo rey para ejecutar una venganza que llevaba años acariciando.
A partir de ese momento, la vida de Hugo oscila entre su lealtad a Bernat, amigo y único hijo de Arnau, y la necesidad de sobrevivir en una ciudad injusta con los pobres.
Obligado a abandonar el barrio de la Ribera, busca trabajo junto a Mahir, un judío que le enseña los secretos del mundo del vino. Con él, entre viñedos, cubas y alambiques, el muchacho descubre la pasión por la tierra al tiempo que conoce a Dolça, la hermosa sobrina del judío, que se convertirá en su primer amor. Pero este sentimiento, prohibido por las costumbres y por la religión, será el que le proporcionará los momentos más dulces y amargos de su juventud.


Resultado de imagen de algo tan sencillo como darte un beso
Algo tan sencillo como daret un beso - Blue Jeans
David, Elena, Óscar, Iria, Julen, Manu, Ainhoa y Toni, los chicos del pasillo 1 b vuelven a la residencia Benjamín Franklin después de las vacaciones de Navidad. Con ellos, también las nuevas parejas de David y Elena, Marta y Martín, que siguen adelante con su relación. Pero no están todos, falta Nicole, que tuvo que marcharse a Valencia, con su familia, tras sufrir una agresión xenófoba en el Starbucks donde trabajaba. Los chicos la echan mucho de menos, y ella está deseando volver, pero su familia no quiere ni oír hablar de ello; aún no se les ha quitado el susto del cuerpo. Aunque aparentemente todo sigue igual, los chicos se enfrentarán en este nuevo trimestre a las más variopintas situaciones: fenómenos semiparanormales, cambios de rumbo inesperados y la aparición en sus vidas de alguien que no debería estar, nuevos amores sorprendentes y otras rupturas previsibles.



Resultado de imagen de harry potter y el legado maldito
Harry Potter y el Legado Maldito - J.K. Rowling
Siempre fue difícil ser Harry Potter y no es mucho más fácil ahora que es un empleado con exceso de trabajo del Ministerio de Magia, un marido y padre de tres niños en edad escolar. Mientras Harry se enfrenta con un pasado que se niega a permanecer donde pertenece, su hijo menor Albus debe luchar con el peso de una herencia familiar que nunca quiso. Como el pasado y el presente se fusionan ominosamente, padre e hijo descubren una verdad incómoda: a veces, la oscuridad viene de lugares inesperados.

viernes, 28 de octubre de 2016

Cómo arboles que anduvieran


La película "Un monstruo viene a verme" me parece una historia fallida, una mezcolanza de géneros autocomplaciente, ayuna de cultura e infestada por ese cáncer llamado autoayuda. Supongo que el libro en el que se inspira presentará las mismas lacras. Pero me hizo evocar un bosque de monstruos arbóreos, de metamorfosis lígneas, de pavorosas dendrolatrías. Y me hizo recordar mi temor largamente olvidado , pero latente, hacia estos árboles que se desarraigan y se ponen a caminar.

El origen de este terror nace de varios libros que he leído y que parecían citarse (o inspirarse) unos en otros. Y es que el asunto de los árboles que se desplazan es un tema libresco, un tema que pasa de un volumen a otro, pero aunque apunta a bosques sagrados y cultos primordiales, parece que no ha salido nunca de las bibliotecas y de las conversaciones de eruditos. Y que Inglaterra es la patria o destino de este bosque semoviente.


Comencemos por este dibujo de Alan Lee incluido en el libro "Hadas", que tiene como autores al propio artista y a Brian Froud. La descripción resulta mucho más desasosegante: "Los sauces se descuajan solos por la noche y siguen cautelosos murmurando tras de los incautos caminantes". Se añaden estos versos:

"Olmo que pena,
roble cobarde,
sauce que anda
si caminas tarde".

He encontrado otras versiones de la poesía. En principio parecían referirse, más bien, a la influencia que los árboles causaban en los bebés por medio de las maderas escogidas para la cuna. Si esta última se trata de la tradición verdadera, habrá que convenir que resulta igual de aterradora.


 La segunda referencia es de las Aventuras de Sherlock Holmes.  El siempre desprevenido Watson es incapaz de reconocer al inmortal detective metamorfoseado en librero de saldo. Naturalmente, completa su disfraz con varios volúmenes, siendo el primero que se cita es "El Origen del Culto a los Árboles" ("The Origin of the Tree Worship").

La cita de un libro dentro de otro libro nunca es casual, La historia continua por los derroteros habituales de las novelas de crimen y misterios, pero al lector preparado le asalta esa referencia a James Frazer y a todos los estudiosos de las mitología y la historia de las religiones que en la época de Conan Doyle se encontraban tan en boga. Dado que los estudios de estos autores ponían en cuestión a las religiones establecidas y a sus revelaciones, la alusión no puede sino contemplarse como un dardo envenenado hacia la Inglaterra bienpensante.

No es ocasión de hablar sobre los cultos arbóreos largamente tratados por el citado Frazer, Su seguidor Robert Graves analiza las leyendas célticas sobre la batalla de los árboles y llega a la conclusión de que se trata más bien de una contienda literaria, más que otra cosa. De nuevo los libros y los árboles andarines confluyen.

Con una erudición vertiginosa, Graves se ocupa del episodio de la fabulosa danza de árboles al son de la lira de Orfeo, árboles que acompañaron al heroe desde Pieria hasta Zonë, en Tracia. Apolonio de Rodas afirmó haberlos visto todavía en pie y en posición de baile. Graves discurre que ese ordenamiento seguiría el siguiente esquema:


No descubrimos nada cuando señalamos que las mitología céltica y griega presentan numerosos episodios de personas transformadas en árboles, de robles oraculares y de tantos episodios de dendrolatría que acabamos pensando que, efectivamente, fue el culto de los árboles la primera religión y la base de todas las demás. Pero perdemos el sosiego cuando encontramos esta inexplicable metáfora en el evangelio de San Marcos:

“Presentaron a Jesús un ciego y le pidieron que le tocase. Jesús tomó de la mano al ciego y lo condujo fuera de la aldea. Allí le untó los ojos con saliva, le puso las manos encima y le preguntó: -¿Ves algo? El ciego abrió los ojos y dijo: -Veo a la gente. Son como árboles que andan. Jesús le puso otra vez las manos sobre los ojos, y entonces el ciego vio perfectamente. Estaba curado; podía ver ya con toda claridad. Después Jesús le mandó a casa, encargándole que ni siquiera entrase en la aldea.”

La historia siempre me había parecido extraña, pero no caí en sus implicaciones con el culto a los árboles hasta que leí este pasaje de Agatha Christie:

"Sintió en su interior una ráfaga de felicidad. Miró a los que la rodeaban; parecía que, de pronto, hubieran crecido hasta alcanzar una inmensa estatura.

 «Como árboles que anduvieran...» pensó reverentemente."

Como pueden imaginarse, la historia se centra en la aclaración de varios misteriosos asesinatos y no se preocupa más del asunto. Pero sabemos que Agatha Christie, como Conan Doyle, dedicó mucho tiempo y atención al espiritismo y a las religiones y cultos alternativos. De nuevo nos encontramos con una referencia que no tiene nada de casual.

La última referencia  que anoto la encontré en unos de los viejos "Blanco y Negros" heredados de mi bisabuelo. Ruego que lean el pie de foto. A fin de cuentas puede que estas historias de árboles consagrados y de árboles que se toman la justicia por su mano sean algo más que entretenimientos de eruditos. Al menos en la Vieja Inglaterra.








viernes, 21 de octubre de 2016

Guinnes World Records 2017

Todo comenzó un 7 de noviembre de 2013 cuando acompañado por Paco Galán, llevé a los alumnos del 2º del PCPI de excursión a la Biblioteca Pública de Écija.

Como en años anteriores, la actividad se desarrolló sin incidencias y de acuerdo con los objetivos que nos habíamos planteado. Maruja, la directora de la Biblioteca, nos hizo una visita guiada y nos explicó el complejo funcionamiento de esta institución de forma amena y comprensible. Si bien los alumnos no demostraron un especial entusiasmo, lo cierto es que quedaron contentos con la experiencia.

 En estas avenidas de lo previsible, un hecho inaudito se presentó: los alumnos (Moisés y Jesús) sacaron del estante varios tomos de los anuarios de los Record Guinnes y se pusieron a leerlos avidamente. Señalar que ignoramos cuál era el motivo de la animada conversación que mantuvieron Maruja y Paco, pero de no haberse detenido, no hubiéramos descubierto el libro de los records.



El siguiente tranco de esta historia se lo pueden suponer. Pedí en préstamo varios tomos y me los llevé al Instituto. Tengo que agradecer las facilidades que me dieron para llevar a cabo la operación. Lo cierto es que el índice de lectura del PCPI se elevó vertiginosamente y como disfrutaba de un plazo especial sine die llegó el puente de Andalucía y todavía estaban rodando los anuarios por las aulas del Vélez.

Al año siguiente, el 2014, la Biblioteca no adquirió el tomo correspondiente, simple y llanamente por problemas presupuestarios que cada año se volvían más acuciante. Y dado que estos anuarios presentaban un valor  literario o formativo más que relativo, se optó por concentrar las adquisiciones en obras de mayor mérito.

¿Dónde adquirir un libro exitoso pero de ramplona calidad? En el Carrefour, naturalmente. Yo no me lo pensé. El bizarro anuario garantiza el sosiego de los alumnos que han acabado el ejercicio práctico antes de tiempo, de los que se ha quedado el cuaderno, el libro, los apuntes en casa... de los que se han roto el brazo y están inútiles para el servicio... ¡Y en las guardias! Un verdadero tesoro. El Guinnes World Record ha demostrado ser una verdadera inversión.

El ejemplar de 2015 (estos tomos van siempre un año adelantados) encontró lectores entusiastas tanto en el 2º del PCPI (En la fotografía aparecen  Felipe López y Sergio Tejero) como en el 4º de ESO (María Herrera y Francisco Javier Rosa).




Naturalmente las fotos son posados, pero puedo garantizar que en ambos cursos llegó a ver lista de espera para leerlo y hasta hubo que se lo llevaron a su casa el fin de semana.

En el curso 2015 (y ejemplar de 2016) podemos documentar un interés similar. En el 3º de ESO «B» hubo que establecer un turno porque todos querían leerlo a la vez. Los alumnos que salen en las fotografías son Carlos España, Javier López y Mihai Iulan Florin. De nuevo advertimos que el posado es impostado pero el aprecio por el libro espontáneo.



Este año ya ha llegado el libro a los pasillos del Carrefour  (el anuario de 2017) y, un año más, lo he vuelto a adquirir. Por lo pronto el pasado lunes ya demostró su utilidad en la hora de Cambio Sociales y de Género. El alumno es Manuel Flores.


¿Qué hacemos con todos los ejemplares que adquirimos? Pues la solución resulta obvia: los donamos a la Biblioteca Pública de Écija que fue la institución que nos hizo descubrirlos y que así completa su colección. No tendría sentido depositarlos en la Biblioteca del Vélez una vez que los alumnos los han leído de forma masiva y que además sólo tienen interés (y relativo) en el año que tiene estampado en la pasta. En la imagen Tiberio Toma y Raúl Albalá (del 1º de Bachiller «B») nos muestran esa colección que se acrecienta año tras año.



Por que lo cierto es que estos anuarios que tanto deleitan a nuestros alumnos no pueden ser considerados en modo alguno como obras dignas de estimación. Se puede salvar, eso sí,  la primera parte, un repertorio sobre las maravillas del universo y de la naturaleza animal que recuerda a Plinio, a Marco Polo y a los álbumes de cromos de nuestra infancia.

A continuación viene un exhaustivo repaso sobre las personas que han conseguido un record y que hastiaría hasta al más paciente de los entomólogos. Encontramos allí el habitual (e indigno) muestrario de  gigantes, enanos, ese hombre que no se cortaba las uñas, esa pareja que se tatúo más allá de todo lo tolerable...

Por que la historia ya la saben: Muchas personas se proponen superar un record, y aparte de la absoluta falta de trascendencia que esta empresa supone, se tienen que establecer las variaciones más inútiles y fastidiosas. Ejemplo el record de concentración de personas disfrazadas de Spiderman.


Se especificó que todos escogieran el traje clásico, no el negro. De todas formas a lo largo y a lo ancho del planeta se podía elegir: hay record de concentración de personas disfrazadas de Peter Pan, de la Masa, de pingüino.

La finalidad benéfica es el inexorable reclamo para esta auténtica parada de los monstruos: una carrera de pantomimas de cuadrúpedos.



No podía faltar el coleccionista (o la coleccionista) que nos resulta simplemente aterrador (o aterradora).


En fin, el sector de proezas deportivas tiene la virtud de dejarte completamente helado. Así este italiano, Alberto Busnari, ostenta el mayor número de movimientos Thomas sobre el potro. Uno no sabe si es una hazaña que merece una medalla o simplemente una prueba de habilidad sin valor alguno. Sospechamos que el COI se encuentra en la misma encrucijada.


Podíamos seguir así hasta el infinito (el libro lo hace). Concluyamos con que año tras años se hornean pizzas más extensas y allí se desplazan los funcionarios del Guinnes World Record para registrarlo, realizando el oximoron de cuantificar el exceso, de medir la estupidez y la soberbia (aunque en este caso tuvieron la delicadeza de prescindir del gluten). Suponemos que pronto se crearán las categorías de la mayor pizza cuatro estaciones, la mayor pizza carbonara, pepperoni, etc. La diversificación afecta al propio anuario que ya amenaza con sacar un tomo exclusivo para los juegos digitales.

Sorprendentemente (o quizá no tanto) las menciones de libros y bibliotecas brillan por su ausencia en una obra que presume de exhaustiva y enciclopédica. Dos páginas dedicadas a Shakesperare es todo lo que encontramos. Y de hecho el bardo aparece como pretexto para anotar las proezas o peculiaridades de los actores que interpretan sus obras en los escenarios.

En fin, este libro resulta atractivo para los adolescentes (a los varones infinitamente más que al sexo opuesto) y refleja de forma admirable los intereses de una sociedad que ha sacralizado lo irrelevante y que confunde el crecimiento con las cantidades abultadas. Desde esta perspectiva, el libro a lo que más se asemeja es al Eclesiástés, a Juan de Zabaleta, a los sermonarios barroco... a  todo aquello, en fin,  que se dedica a mostrar las grandezas de la naturaleza y las flaquezas del género humano.  Concluyamos con aquello que  dijo Plinio sobre los libros malos de los que se sacaba  una buena enseñanza. Y este testimonio presenta un especial validez, pues la Naturalis Historia recoge todos los records y hechos asombrosos de la Antigüedad.

miércoles, 19 de octubre de 2016

EL UNIVERSO EN TU MANO

Christophe Galfard es físico teórico, formado en Cambridge con Stephen Hawking. Su libro se llama El universo en tu mano, y te aconsejo leerlo, seas un científico o un lego.
Hay otros autores que explican la física al público como Brian Greene, Frank Wilczek, Steven Weinberg o el propio Hawking, cuatro autores excelentes, pero Galfard lo hace de forma distinta. No da datos, toda esa información que nos satura y nos abruma en la web, sino algo mucho más valioso para el lector general: entendimiento. De eso van los libros científicos.

viernes, 14 de octubre de 2016

Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016

La prestigiosa Academia Sueca ha otorgado el Premio Nobel de Literatura de este año al músico, cantante y poeta Bob Dylan “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”, según ha expuesto la secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Daniues. 
Dylan, de 75 años, es el primer músico que consigue ser galardonado con el Nobel de Literatura en toda su historia.
El rock no es solamente un mero género musical. Es algo más amplio, es una forma de sentir y de vivir. Y por supuesto una expresión literaria.

Os dejamos con una de las canciones más versioneadas de Bob Dylan "Blowing in the Wind". Escrita en 1963, Blowing in the Wind es una lista de preguntas sobre los misterios de la vida que están todavía sin resolver para un joven como lo era Dylan en aquel momento.