martes, 28 de mayo de 2019

Primera Escape Room: Los Tesoros Ocultos del Vélez





Hemos dejado para el final la más novedosa de las actividades con las que nuestro Instituto conmemoró el Día Internacional del Libro (23 de abril). Además sirvió para recordarnos que en este 2019 se cumple el octogésimo aniversario de la muerte de Antonio Machado.

Se trata de la primera Escape Room organizada en este instituto. Se desarrolló en los días 24 y 25 de abril (miércoles y jueves) con la biblioteca de nuestro Centro como babel y laberinto y con los alumnos del 2º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales como participantes.

En el ámbito educativo, la Escape Room se plantea a partir de la metodología de gamificación, trasladando la dinámica de los juegos al proceso de enseñanza - aprendizaje. Consiste en  que un grupo reducido de alumnos logre encontrar en un tiempo definido la llave (o algún otro objeto) que permita la salida de un espacio cerrado, normalmente una habitación.

 Para poder resolver esta actividad, nuestros alumnos organizados en equipos y en el breve plazo de una hora, debieron resolver una serie de juegos gracias a la observación, el ingenio y el trabajo en equipo. Por medio de enigmas, pruebas y pistas, encontraron claves que les permitieron seguir con el hilo conductor que les llevaría a salir de la misma antes de que una ficticia bomba explotara. En primer lugar debieron adivinar que el reto estaba relacionado con la Literatura. Las siguientes pruebas indicaron que debían identificar un autor andaluz de la generación del 98 y dos de sus obras. El escritor era Antonio Machado y las obras eran «Obras Completas» y «Los Días Azules».
Nuestros alumnos vieron recompensados su participación y su esfuerzo con una entrega de diplomas que se celebró en el nueve de mayo (jueves) en el Salón de Actos.

 Esta Escape Room forma parte de las actividades del proyecto Innicia – Cultura Emprendedora.  Además de la Coordinación de Biblioteca, en su planteamiento participaron los departamentos de Administrativo, Atención a las personas en situación de dependencia, Clásicas, Eco - Fol, Informática, Inglés, Lengua, Matemáticas, Música y el Grupo de Trabajo «Cine en el Aula», coordinados todos ellos por la profesora Mercedes Macías Trejo.

El reportaje de la actividad en el Facebook de nuestro instituto:


lunes, 6 de mayo de 2019

Manifiesto a favor de la Lectura del Centro Andaluz de las Letras (2019)



  El Día Internacional del Libro, el 23 de abril, es la fecha elegida por el Centro Andaluz de las Letras para homenajear al Autor o Autora del Año con el fin de mantener viva la memoria literaria de clásicos como Vicente Aleixandre, Luis Cernuda, Rafael Alberti, María Zambrano, Manuel Altolaguirre, Francisco Ayala, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, entre otros, o de autoras y autores vivos consagrados como María Victoria Atencia, Pilar Paz Pasamar y Antonio Gala.

  La Consejería de Cultura dedica el Día Internacional del Libro 2019 al poeta y columnista malagueño Manuel Alcántara, designado como Autor del Año por “su larga trayectoria que ha desarrollado especialmente en el ámbito del periodismo, desde la crónica deportiva al reportaje o la columna de opinión, en ámbitos y en tiempos que no han sido especialmente propicios para preservar la calidad literaria de dicho género", determinó la comisión asesora del Centro Andaluz de las Letras.

  Entre otras actuaciones para ese fasto, el Centro Andaluz de las Letras lleva publicando desde 1999 un Manifiesto a favor de la Lectura. En esta ocasión la encargada de redactarlo ha sido la periodista y escritora sevillana  Eva Díaz Pérez, que lo ha titulado 'Leamos, vivamos y brindemos....'. El elogio del placer de la lectura y el recuerdo del autor del año, Manuel Alcántara se despliegan en esta inspirada proclama:
Un hombre bebe mientras contempla un horizonte marino. Es un poeta y también un narrador de instantes en páginas de periódicos que volaron con los días. Manuel Alcántara, el boxeador de melancolías, nos invita a leer, a hacer de la vida una eterna poesía. “Entre el vivir y el existir se va la vida", escribió mientras miraba el Mediterráneo desde su casa de Rincón de la Victoria.

Manuel Alcántara es nuestro autor del año 2019 y con el queremos celebrar los libros y la vida. Adentrémonos en las páginas de un libro infinito para leer la historia del mundo. Por una página se entra en el molino de viento que don Quijote creyó gigante y se sale al desván donde se esconde el fantasma de Canterville. La página siguiente nos conduce a las alturas de la catedral de Notre Dame. Manuel Alcántara conversa con el jorobado Quasimodo y su perfil de gárgola. Él también tiene rostro de boxeador noqueado. Conoce la historia de los héroes heridos, porque escribió sobre ellos en míticas crónicas de boxeo. Sabe que el ring tiene algo de tarima de la gloria y también algo de patíbulo.

Con Alcántara queremos brindar por la literatura hecha periodismo y el periodismo hecho literatura. Apuremos con él un vaso de dry martini mientras admiramos ese mar cantado en epopeyas. Mirando con Alcántara y Valle-Inclán en el fondo del vaso para descubrir el lado esperpéntico de la realidad. Leyendo versos con el maestro que tejió la leyenda del santo bebedor como un Joseph Roth de la hermosa Málaga.

 Alcántara, el poeta: Alcántara, el periodista. Alcántara, el hombre sabio de conversación tranquila y trago largo. Alcántara, el niño que “estudiaba segundo de jazmines” cuando abrió la poesía.

Manuel Alcántara golpea las teclas de una máquina de escribir que es como un latido incesante. Si se unieran las páginas de esta columna vertebral de los días, se llega a Macondo. Allí noes espera García Márquez y Alcántara advierte como ascender por el aire rodeados por mariposas amarillas con Remedios la Bella.

Por Manuel Alcántara atraviesa nuestro pasado reciente en esas columnas donde nos ha contado la vida. Columnas de periódico coronadas de airosos capiteles en los que se enreda el tiempo. Con esas columnas ha construido el templo mayor de la vida cotidiana, el río de un país, las metáforas de una época. El escritor que nos enseña los libros de su biblioteca para descubrir que huelen a tiernísima magdalena de Proust. Y nos presenta a Kafka para enseñarnos la habitación de La metamorfosis donde este preciso instante suenan las alas de insectos imposibles.

En sus columnas de periódico se esconde el tiempo de un bodegón barroco. Quevedo cuenta sus sueños, Fernando de Rojas celestinea a la orilla del Tormes y Góngora sorprende con su voz de vihuela mientras lee la Soledades. En el sosiego de su biblioteca Alcántara recuerda exilios interiores y del destierro cruel nos cuenta que Roma es un peligro para caminantes. María Zambrano charla una noche entera con Alcántara. Hablan de filosofía y de razón poética. Luego se despiden desde la estación que lleva el nombre de la escritora en un tren cuyo destino es el otro lado del tiempo. Un hombre bebe mientras contempla un horizonte marino. “Acaso vivir no sea más que ir coleccionando recuerdos”, escribe nuestro autor después de habernos contado la historia del mundo escrita en los libros.

Leíamos, vivamos, brindemos…


EVA DÍAZ PÉREZ
Periodista y escritora



Procedencia de la imagen:

domingo, 5 de mayo de 2019

Manifiesto I Fiesta de las Letras Ecijanas – Astigiletras 2019



MANIFIESTO I FIESTA DE LAS LETRAS ECIJANAS – ASTIGILETRAS 2019

 Es para ti, esta Fiesta de las Letras Ecijanas – Astigiletras 2019 es para ti. Leamos, vivamos, brindemos. Y esta primera aventura comienza por una respuesta, la de los centros educativos ecijanos llamados y coordinados por la Asociación Cultural Ecijana “Papel y Tinta” para celebrar el Día del Libro. Celebremos la Lectura. En este día recordamos y reivindicamos que el libro y la lectura están estrechamente ligados a los valores más nobles de nuestra condición humana: la libertad, la tolerancia, la solidaridad y demás componentes éticos y morales que deben alumbrar nuestra existencia. El libro es un instrumento mágico que ha tenido siempre y continúa teniendo una grandísima importancia en cualquier ámbito de nuestras vidas, por ello siempre conviene celebrarlo. Es de justicia el hacerlo procurando que su luz cobije cada vez más a todos los seres humanos, en especial a los que por diversas circunstancias geográficas, sociales económicas o familiares, no están en condiciones de poder ser alumbrados por su mágico resplandor. El poder de los libros y de la lectura nos hará –abrimos el libro, cualquier libro– libres.

    Los libros nos ayudan a vivir, nos hacen dueños de nuestro tiempo. Los libros tienen el poder de transformarnos, porque con la lectura salimos del reducto de nuestro pequeño mundo, el que hemos heredado o que nos han impuesto, y vemos la vida y sus conflictos con los ojos de los demás. Y el Libro con mayúscula, para nosotros, no puede ni debe ser otro que el Quijote, y lo que Cervantes cuenta en su novela ejemplar, a veces con desmesura en el sueño del caballero o con la común sabiduría popular en Sancho, es un retrato vital, en su tiempo y ahora, de nuestra ciudad y de nuestro país, de nosotros. Si los tiempos cambian, los personajes que se mueven por el impar escenario cervantino son tan de carne como eternos, y esa galería de caracteres no pierde actualidad. El libro de los libros, con su alteza de miras a la que sigue como sombra la deformante comicidad, nos convoca a vivir en la medida justa de lo humano. Libro de luz, el Quijote nos adentrará en la aventura. 

 Para ser dueños de nuestras opiniones y nuestros sentimientos, debemos ser dueños de nuestro tiempo. El libro nos alumbra como una linterna que irradia su luz desde variadas ópticas. Con la lectura iniciamos el diálogo inacabable con quienes hablaron antes que nosotros, con quienes nos escribieron para que percibiéramos, en ese lenguaje el soplo de la solidaridad, de la humanidad, de la eternidad: tal vez no somos conscientes del regalo que significa la escritura: el poder, por ejemplo, dialogar con Homero, con Platón, con Cervantes, con Shakespeare, con Goethe, con Galdós, con Machado, con Lorca… con todas esas miles de voces, también ecijanas, que nos han  obsequiado las letras. Tendríamos que agradecer a los grandes escritores que nos siguen acompañando a lo largo de la existencia esa posibilidad de iluminarnos, de enriquecer nuestra sensibilidad y, con ello, nuestras ideas, nuestras visiones del mundo y de la vida: han sostenido en sus manos ese instrumento que ellos mismos han recargado con sus mejores haces de luz.

Y en esta ecijana conmemoración primaveral, ante un mundo líquido marcado por armas inteligentes, las Letras de los clásicos ecijanos, como Luis Vélez de Guevara, también cobran actualidad cuando proclaman la paz como el mayor bien para los hombres. Instrumentos de paz son los libros: todos encaminan a la verdad del conocimiento propio, a la íntima comunicación interior con nosotros mismos. El libro es la mejor bandera blanca al viento para la paz de igual manera que las palmas de las manos enharinadas pidiendo la solidaridad y el repudio contra el terrorismo. Leer en libertad es un arma pacífica nunca bien vista por los gobiernos absolutistas y totalitarios, porque un libro y otro libro pueden despertar el ejercicio de pensar y con ello exigir libertades. Porque caminamos en libertad y sólo así podremos ayudar a construir un mundo mejor. Todos debemos servir a esa revolución en la que la palabra se constituye en el arma capaz de luchar decididamente por la paz y la justicia de los pueblos. Leer es encontrar la paz, condenar la guerra, las matanzas, la falta de libertades. Abordemos pues el ejercicio bello de la lectura boca a boca, la lucha contra el hambre, la miseria, la explotación y la ignorancia. Leer nos “enmienda” de algún modo, rectifica por así decirlo nuestra propia experiencia.

 Leyendo voy, viajando vengo. Los libros son espejos y ventanas: ¿cuántas veces las selvas sombrías de los acontecimientos nos agobian en oscuridades y unas páginas humildes de Papel y Tinta nos deslumbran clarividentes, como lámparas encendidas en una ventana al ocaso? Son los libros como espejo de vida, páginas lunarias donde el lector se encuentra y ve su rostro. Con la lectura aprendemos a mirar a nuestro alrededor, al mundo en que vivimos, a tener nuestro propio criterio sobre lo que ocurre en él. No apaguemos nunca la luz de los libros; ellos nos hacen plurales y tolerantes, amplían nuestra mirada a mundos desconocidos, libres, lejanos, realizables, y no pensemos en mundos sidéreos, si no en esa voz que se levanta del libro y nos va descubriendo en diálogo intenso nuestro propio yo. Un texto es tan revelador como un espejo en acusar la obstinación o los cambios. Los libros son mensajes abiertos que sonríen a la vida y al amor pese a todo. 

Nuestra época, en la que la tecnología se impone a todo ritmo y las novedades en todos los órdenes surgen sin apenas tiempo para asimilarlas, es, sin embargo -no lo olvidemos- el período en que existen más lectores, una mayor producción editorial y un mayor potencial en la difusión del libro. Y es que el libro es un peligro, el mayor enemigo en una sociedad consumista y alienada, quienes leen piensan, quienes piensan analizan, quienes analizan exigen. Piden la paz y la palabra, porque la palabra escrita es la mejor compañera de nuestras soledades, la creadora de personalidad, la que nos defienden de la agresividad del consumo y la manipulación de los poderosos, de los políticos corruptos y mercantilistas. La que nos muestra una luz que nos hace sentirnos personas humanas y soñar con la utopía. El libro es el mejor símbolo del pensamiento, de la cultura, de la memoria histórica y de la creación literaria. Un buen libro bien leído dura mucho tiempo. Se enraíza en nosotros y nos acompaña con su presencia cambiante y perturbadora. Y este objeto es tal vez la mejor medicina para la conservación de la espiritualidad, para el cultivo y el desarrollo de la inteligencia, para la pervivencia del pensamiento en libertad. 

 Leer, sí. Continua y apasionadamente. Leer en cualquier soporte y sabernos y transmitirnos y continuarnos. Leer. Y escribir, porque la lectura exige una escritura previa. Decirnos lo que sabemos y preguntarnos lo que ignoramos. Decir lo que no queremos que se olvide o alguien quiso que no olvidásemos. Por eso, y por encima de todo, leer nos otorga las palabras necesarias para defendernos, manifestarnos y definirnos. En ellas encontramos expresadas nuestras sensaciones, formulados nuestros interrogantes, precisadas nuestras certezas pero, fundamentalmente, nos encontramos enfrentados con nosotros mismos para dialogar o combatir. El escritor un constructor de puentes, en este caso de un puente entre lo que él crea y lo que el lector recrea.  ¿Quieren ustedes vivir? Lean. ¿Quieren vivir más años, con más intensidad, más variedad, más alegría? Lean más. Celebremos ASTIGILETRAS 2019 reflexionando sobre nuestro derecho a soñar y a luchar por un mundo mejor, ilustrando nuestro deseo con esos magistrales versos de Rubén Darío:

El libro es fuerza, es valor,
es poder, es alimento;
antorcha del pensamiento,
y manantial del amor.



Fuente: Centro Andaluz de  las  Letras:
 http://www.juntadeandalucia.es/cultura/caletras/content/manifiestos-favor-de-la-lectura-1999-2018

 

sábado, 4 de mayo de 2019

Astigiletras, la Fiesta de las Letras Ecijanas


La Actividad Astigiletras, la I Fiesta de la Letras Ecijanas se celebró el pasado 25 de abril de 2019, jueves, en la Plaza de España, «El Salón». Asistieron unos 400 escolares provenientes de siete centros educativos ecijanos:  el Colegio de Nuestra Señora del Valle, el Colegio de Santa María Nuestra Señora, el Colegio María Auxiliadora, nuestro IES, el IES «San Fulgencio», el IES «Nicolás Copérnico» y las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia.
El Vélez estuvo representado por el curso 1º de Bachillerato «B» acompañado por los profesores Miriam Alcantarilla, Daniel Carmona, Julián Fernández González y Feliciana Gómez Chico.
Esta actividad, que se plantea como una forma de acercar la lectura a los jóvenes y que busca que los libros y los jóvenes sean los absolutos protagonistas, es una iniciativa de la Asociación Cultural «Papel y Tinta» y cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Écija que la incorpora a las celebraciones con las que nuestro consistorio conmemora, a lo largo de la semana de 22 al 28 de abril, el Día Internacional del Libro.
La actividad daba comienzo a las nueve de la mañana, pero previamente los alumnos que iban de camino al Salón realizaban el paseo literario: dejando por el itinerario poemas, citas célebres o microrrelatos.
Cuanto todos los alumnos estuvieron presentes en la Plaza de España se inició el acto con la lectura del Manifiesto de la Feria de las Letras Ecijana a cargo de siete alumnos, uno por cada centro. Posteriormente hubo una lectura simultánea y al unísono del libro más representativo de la literatura ecijana «El Diablo Cojuelo», de Luis Vélez de Guevara.
Una vez finalizada la lectura dieron comienzo otra serie de actividades y experiencias que se realizaron en los distintos stand preparados por los centros participantes.  Destacaron los storycubes gigantes, la Exposición de Quijotes, el Panel ExpresArte, el Minitaller de microrrelatos, el Libro en Blanco y el stand de Safa Écija Radio.
Las actividades con las que nuestro Centro participó fueron las siguientes:
-        La dramatización del encuentro de William Shakespeare y Miguel de Cervantes, interpretada por las alumnas Isabel Franco y Melania Herrera. No podemos pasar por alto que a los profesores a los que el año pasado se les ocurrió esta representación fueron Pedro José de Haro Herrera y Alberto Ávila Morales. Vaya con ellos nuestro agradecimiento.
-        El Poema musicado «Cantares» de Antonio Machado recitado por nuestra alumna Celia Martín.  Previamente se les había entregado al resto de alumnos, una copia incompleta, pues faltaban algunas palabras, para que, oyendo a Celia, pudieran completarlo.
La jornada finalizo a las dos, pero esas cinco horas se hicieron cortas para nuestros escolares. Nos unimos al deseo de los responsables de esta actividad, para que esta Fiesta de las Letras se consolide y sea esta la primera de muchas ediciones. Ha quedado demostrado la perenne modernidad de nuestros clásicos, el éxito de las nuevas fórmulas para hacerlos más cercanos y, finalmente, la excelencia de los autores ecijanos, un patrimonio literario que debemos potenciar.

El reportaje de la jornada en el Facebook de nuestro instituto:



domingo, 28 de abril de 2019

Reseña de la Actividad de la Hora de Lectura Simultánea (23 de Abril de 2019)





En el presente curso el Vélez de Guevara se ha volcado en las actividades de conmemoración el Día Internacional del Libro, con actividades que se ha prolongado durante más de una semana y que se han celebrado tanto dentro como fuera de nuestro instituto. Además hemos colaborado con otros Centros de la ciudad en este homenaje a la palabra escrita, al saber compilado.

Pero este alud de novedades no ha conseguido destronar a la primera y, medular, actividad iniciada en el illud tempus roldaniano: La hora de lectura simultánea. Un año más, y siempre que la sucesión de los fines de semanas y el cómputo de la Pascua lo permitan, el veintitrés de abril a tercera hora se pausan las lecciones y los ejercicios y los profesores con sus grupos respectivos, abren los libros que se han traído de casa y se entregan a su lectura.

 Este año han sido treinta cinco profesores con sus treinta cinco grupos los que han participado en la actividad, o sea, todos los cursos que se hallaban en ese momento en el instituto (se exceptúan los que están de excursión y los grupos de formación profesional básica y de ciclos formativos que se hallan de prácticas). Vaya por delante, que agradecemos a todos los profesores que han participado en la actividad su compromiso con la cultura y con la Biblioteca del Centro.

 Estos profesores además, colaboraron con nosotros advirtiendo con anterioridad que el libro había que traérselo de casa, que ese día estaba cerrado el préstamo de la Biblioteca. La jornada pues, multiplicó el número de volúmenes que alberga el Vélez. Muchos alumnos vinieron con lo primero que encontraron, esa es la verdad, pero otros muchos aprovecharon para rendir homenaje a sus autores consagrados. Señalemos que Laura Gallego –la autora, no la cantante de copla- ganó por goleada.

Nosotros llevamos ya muchos años celebrando este día y en esta ocasión con nuestros alumnos de segundo de bachiller recordamos la conmemoración de esta jornada hace ya tres años. Algunos escolares tuvieron la gentileza de traer los mismos libros y posar en actitudes idénticas. Es este su último año en el Vélez y esperamos que estos años les hayan servido para potenciar su estima por la cultura escrita, para descubrir a sus autores y a sus géneros preferidos.



Un año más hemos echado un cuarto a espada por las historietas y recordando que el 23 de abril es una efeméride cervantina reproducimos esa viñeta-homenaje al caballero andante que realizan René Goscinny y Albert Uderzo en Astérix en Hispania. Verdad es que el encuentro entre los galos y el ingenioso hidalgo y su escudero se verifica en un paraje tan poco quijotesco como los alrededores de Pamplona, pero esto puede explicarse argumentando que los autores del cómic ardían en deseos de propiciar la confluencia y la colocaron al poco de cruzar los Pirineos. Señalemos, por otra parte, que se cumplió esa profecía de Sancho Panza que anunciaba la representación gráfica de sus aventuras no en los cuadros de museos sino en los medios de masas: «Yo apostaré –dijo Sancho- que antes de mucho tiempo no ha de haber bodegón, venta ni mesón ni tienda de barbero donde no ande pintada la historia de nuestras hazañas».

En la relectura de este álbum de Astérix encontramos otros motivos para la reflexión que hicieron provechosa esa tercera hora de la lectura silenciosa. Vamos a enumerarlas:



-        El álbum ha sido criticado como un compendio minucioso –hasta el hartazgo- de tópicos sobre España, pero, aparte de que esa era la visión de la mayor parte de franceses, nuestras instituciones turísticas patrocinaban en aquel entonces a bombo y platillo esa visión de nuestro país. A no dudar, este álbum ayudó a dar a conocer a España como destino turístico al otro lado de los Pirineos.

-        Astérix en Hispania ocupa el puesto décimo cuarto en el canon de las aventuras de los galos, pero cronológicamente debiera ser de las últimas, pues en la primera viñeta se indica que la historia se inicia tras la batalla de Munda (17 de marzo del 45 A. C.). A Julio César le queda menos de un año de vida y su asesinato, al menos de momento, es la fecha post quem para la saga de Astérix.



-        En esa primera viñeta se indica la equivalencia entre Munda y la actual Montilla, pero esa tesis encuentra hoy poco defensores. De acuerdo con los investigadores actuales el teatro de la batalla parece situarse más bien en las cercanías de Osuna. Entonces, esa versión íbera de la aldea gala emplazada en terreno montuoso podría ser Irni o algún otro oppidum de la Sierra Sur. Y este es el momento de pronunciar el De te fabula narratur.

-        La visión de los íberos como raza indomable evidencia tanto los tópicos sobre la España Eterna como el influjo de las descripciones griegas y latinas sobre esta cultura. La arqueología confirma ese mundo de guerreros esforzados e indómitos.


-        Lo que la arqueología desmiente es que las íberas se encargaran de las tareas del campo y del hogar que sus maridos despreciaban, como induce a creer la viñeta anteriormente reproducida. Es más, las tumbas nos informan que la cultura íbera tenía en alto concepto a las mujeres, o al menos a las féminas de clase alta. Desde luego gozaban de más consideración que en la mayor parte de las culturas de la antigüedad.



-        Otra visión nada favorable de la mujer española la encontramos en Los laureles del César, en el que la criada es una andaluza (o bética) a lo que se ve poco cultivada. Llegados a este punto tendremos que preguntarnos qué tenían Goscinny y Uderzo contra las mujeres de este lado de los Pirineos. La repuesta debe encontrarse en que la génesis y publicación de las aventuras de Astérix el Galo coinciden con los años de la emigración en los que cientos de miles de españoles se vieron obligados a  abandonar nuestro país para desempeñar en Francia y en otros países europeos los trabajos que sus habitantes despreciaban. Entonces tendría sentido, y entonces resultaría gracioso, colocar a una sirvienta andaluza iletrada como parte de la ambientación de una casa bien parisina o pintarlas trabajando como acémilas en su lugar de origen.



Hoy estos juegos no nos parecen divertidos, pero es que debemos recordar que los libros envejecen. Antes de condenar ésta o cualquier otra obra debe recordar la máxima horaciana que afirma que «Múdandase los tiempos, y nosotros con ellos». Dado que no somos inmutables y que la percepción de las injusticias que nos rodean se perfecciona (o se puede perfeccionar) debemos ser indulgentes con los malos ejemplos que encontramos en libros, historietas, películas… de otras épocas, entre otras razones por que puede que lo que ahora nos haga reír luego no nos los parezca tanto. Además estas visiones despectivas nos informan sobre los tópicos, los sueños y los temores de épocas pasadas. Son, en palabra de Juan de Zabaleta, Errores Celebrados.

En el 23 de abril bueno será recordar que los libros son buenos compañeros, pero que, como cualquier obra humana, son hijos de su tiempo. Hay que leer con entusiasmo, pero sobre todo con prudencia. Y a veces, con misericordia.

Enlace hacia el reportaje de fotos de esta actividad en el Facebook del Instituto:







sábado, 27 de abril de 2019

Fallo del Jurado del Concurso Literario «Nulla Dies Sine Linea»




En la imagen los ganadores del certamen posan en la puerta de la Biblioteca del Centro. De izquierda a derecha: María José, Belén, Sonia, Rebeca, Manuel, Alberto, María y Fátima.



En el día 26 de abril de 2019, viernes, se hizo público el fallo del jurado del Concurso Literario Nulla Dies Sine Linea. Como los buenos vinos, vamos sumando años y en el presente curso hemos alcanzado la undécima edición.

En secundaria estas son las distinciones concedidas:

-        La alumna ganadora por poesía es Belén Pérez Plata del 1º de ESO «A» con ¡Primavera llega!

-        Por relato se alza con el galardón Sonia Paredes Galán del 1º de ESO «A» con Falsas duquesas, recibiendo la mención especial María José Reyes Fernández del 1º de ESO «B» por El Club sin Nombre.

-        En el género del microrrelato se ha hecho acreedora del premio Rebeca Escribano Escobar del 1º de ESO «A» con La Habitación.

-        El vencedor del certamen en la categoría de cómic ha sido el alumno Manuel Reyes Cobalea del 1º de ESO «B» por El Hermanito.

Y el elenco de bachillerato es el siguiente:

-        La alumna ganadora por poesía es Melania Osuna Herrera con Ego.

-        Por relato se alza con el galardón Alberto Escamilla Sánchez con El Rostro de un Soldado, mereciendo la mención especial Fátima Franco Rodríguez por El Juego.

-        En el género del microrrelato se ha hecho acreedora del premio María López Rodríguez con Jugando al Escondite.

Todos estos escolares son alumnos del 1º de Bachillerato «B».

Respecto al año anterior, hemos de señalar la participación ha sido más alta y la única categoría que ha quedado desierta es la de cómic en bachiller, pero no en secundaria. Es un dato que merece una interpretación favorable, pues viene a romper con la tendencia de los últimos años en los que la historieta no ha encontrado cultivadores en ninguno de los dos niveles.

Como en años anteriores el Jurado se ha visto en dificultades para escoger los ganadores, dada la calidad de las obras. Se ha tenido que recurrir a la figura de la mención especial porque en el caso del microrrelato, la elección ha estado más que reñida.

Un último apunte: Destaca el vigor creativo del 1º de ESO «A» y del 1º de Bachillerato «B», cursos en verdad poblados de alumnos con inquietudes. Además, nos encontramos con la circunstancia de que la mayor parte de los ganadores son escolares que se han matriculado en el Vélez en el presente año académico y a los que agradecemos vivamente que sumen su esfuerzo y su espíritu creativo a nuestras iniciativas para fomentar la lectura.


jueves, 25 de abril de 2019

El Día de los Superhéroes en el CEIP El Valle



En el día de hoy, jueves 25 de abril, una selección de nuestros alumnos de 2º, 3º y 4º de ESO han sido los protagonistas de una de las actividades de Animación Lectora de nuestros vecinos, el CEIP El Valle.

Los colegiales del Valle no sabían nada, y la sorpresa ha sido grande y ha habido que explicarles que hoy los súperhéroes (y una súperheroína) han salido de los cómics y de las películas para hacerles una visita y que ninguna semana era más propicia que ésta en la que están celebrando la lectura a lo grande. A fin de cuentas, leer es conceder la vida a los personajes de ficción, recordar sus hazañas y aprender de sus errores y aciertos.

Nuestros alumnos (los velezguevarianos) nos han demostrado que esta escuela de fingimientos la tienen muy bien aprendida. En infantil y en el aula específica se han esforzado por mostrarse cercanos y se han dejado tocar con esa reverencia con la que el niño se acerca a aquello que no sabe si es del todo verdad.  Adrián Fernández para tranquilizar a una alumna se ha quitado la máscara, y ha sonreído, repitiendo el reconocimiento arcaico de Héctor ante Astianax (Ilíada, 6.466).

En los cuartos y en los sextos de primaria, sin embargo, han mantenido las distancias y han contestado en improvisados coloquios con tanta soltura que no sabíamos si eran los verdaderos superhéroes o, más bien, los actores que los interpretan en las producciones cinematográficas. En verdad, entre el público tampoco faltaban expertos como Josemi, del 4º «A», quién les explicó a sus compañeros el concepto del multiverso marvel.

A estas alturas ya imaginarán que en el Vélez contamos con alumnos avezados en la tarea de encarnar superhéroes, pero lo cierto es que hemos tenido que recurrir en gran parte (y en el último momento) a suplentes que, como queda dicho, se han manejado con profesionalidad y que han mantenido el tipo sin importarles las apreturas de la lycra y el tormento que supone estar dos horas sin retirarse la máscaras para no privar de la ilusión a los colegiales. Vaya hacia ello nuestro agradecimiento por una labor bien realizada.

Tampoco podemos olvidarnos de sus compañeros que no se han disfrazado pero que han participado en la actividad como ayudantes de vestuario y que han puesto tanto entusiasmo en la actividad como sus protagonistas.

Lo cierto es que esta actividad, esta sinergia entre Centros Educativos, fue idea de las maestras Rosa Jiménez Díez y Toñi Losada, secundadas, por cierto, por toda la plantilla del CEIP el Valle. No podemos olvidarnos de estos entregados maestros a la hora de rendir agradecimientos.

Rosa, además, ha actuado de introductora en todas las aulas y niveles y ha dinamizado la Joyeuse Éntree de nuestros olímpicos con tanta habilidad como paciencia. Todos los maestros han colaborado con similar entrega y el resultado ha sido una de esas jornadas educativas en la que no sabemos quién ha disfrutado más: si los escolares a la que iba dirigida, si los alumnos que actuaban o los docentes que, supuestamente, la coordinábamos y que nos hemos hartado de hacer fotos. Y es que la lectura sustituye la rutina por un tiempo ejemplar y arcaico en el que se difuminan las barreras entre niños y mayores.

Como en toda buena historieta de superhéroes no han faltado esos giros de guion que son los momentos de reconocimiento, las anagnórisis, porque un de nuestro alumnos, Alejandro, estudió en este Colegio y los que provienen del Cerro Perea (Juan, Adolfo y Basilisa) se reencontraron con su maestra María y no tuvieron que desenmascararse para que los reconociera. El final de la actividad también resultó previsible, pero a nosotros nos sorprendió: un convite para nuestros alumnos que nos ha dejado sin palabras, a nosotros, tan amantes de las parrafadas. En suma, el Vélez puso los héroes (y la heroína), pero el Valle ha sabido manejarlos con mucha mayor eficacia.

El reportaje de la jornada en el Facebook de nuestro instituto:


miércoles, 24 de abril de 2019

Encuentro con el poeta David G. Lago



En una jornada tan especial como el 23 de abril, Día del Libro, el encuentro con el joven poeta cordobés David G. Lago puso el broche de oro a las actividades de animación lectora.

En las dos últimas horas de esta jornada ha recibido a los grupos de 2º ESO «B», 3° ESO «B», 4° ESO «A» y 1° de Bachillerato «B» en nuestro salón de actos.

El autor ha comenzado hablando de los inicios de su vocación, hablamos de vocación ya que se dedica a la docencia, de dar clases venía precisamente. 

David es profesor de Geografía e Historia. No es un autor que simultanee en espacios estancos la enseñanza con la poesía. Es, si nos permiten el exabrupto, algo mucho peor, en el sentido de pavoroso. El fuego lento de las tristes guerras, las némesis geográficas y las pinacotecas alucinadas calienta y contamina toda su producción poética. Cuando logras explicar a tus alumnos que la afrenta no es que es el amarillo jaramago crezca sobre magnificentes arquitecturas, sino que lo verdaderamente indignante es que esa perfección concéntrica se diseñó para el suplicio de inocentes fieras y de resignados gladiadores, entonces es que no estás lejos del reino de la lírica. El verdadero poeta es siempre Orfeo en el Infierno.

David, ciertamente, se dirigió a nuestros escolares con menos prosopopeya. De una manera muy cercana y amena ha desvelado los entresijos de sus cuatro obras publicadas hasta el día de hoy (33 reflexiones que Cristo haría en mi lugar, Satán es un canalla despeinado, Corazón inmueble y Animalicémonos); ha recitado algunos poemas y ha logrado que otro alumno se anime a secundarlo.

Alejado de las ínfulas que se le podría presuponer a un escritor, se ha mezclado entre nuestros estudiantes, buscando siempre la complicidad en ellos, que formaran parte activa del encuentro.

En pocas palabras, y en estos tiempos revueltos, ha sido todo un placer dejarnos acariciar por los brazos de la poesía.

Gracias a su pareja, Amparo, por hacerse cargo de todo.

Y gracias también al Ministerio de Cultura y Deporte que por medio de la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura, el Servicio de Promoción de las Letras Españolas, y la Subdirección General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas promociona estos encuentros literarios. Concretamente, esta actividad entra dentro del programa «Leer te da vidas extra».

Incorporamos a David a la pléyade de autores que nos han honrado con su visita y su verbo desde los numinosos (y fundacionales) tiempos lolarroldanianos. Desde aquel entonces, figuras consagradas, jóvenes promesas, celebridades locales (si el oxímoron es tolerable) nos han hecho herederos de su grandeza y si no han suscitado entre nuestros escolares la vocación literaria, al menos han conseguido despertar su conciencia. Para nosotros, no existe laureada más meritoria.

_________________________________________________________________________________


David González Lago (Córdoba, 1981) remonta su interés por la creación literaria a su infancia. Aunque ha realizado algunas incursiones en el relato corto, el cuento y el microrrelato, en los últimos años se ha volcado en la creación poética, obteniendo varios premios en certámenes literarios, entre otros reconocimientos. En 2016 vio la luz su primer libro de poemas, 33 reflexiones que Cristo haría en mi lugar (Esdrújula ediciones). En 2017 publica dos nuevos poemarios: Satán es un canalla despeinado (Canalla ediciones) y Corazon innmueble (Lastura Ediciones).  De 2019 es su última obra: Animalicémonos (Boria Ediciones). Algunas de sus reflexiones las pondrá encontrar el curioso lector en su blog Lago de Tinta.
 La crítica coincide en señalar, desde un punto de vista formal, la claridad de sus versos, libres pero sometidos a una métrica rigurosa. Sus composiciones crecen en ligereza, a la manera del haiku, proclamando sentencias y, a la vez, visualizando alegorías e imágenes. Añadiríamos que el resultado final recuerda a los caligramas y a los emblemas de épocas pasadas, pero tal vez estemos añadiendo confusión a una poesía límpida y nada elitista.
 Dificultades más grandes encontramos al describir el contenido de sus poemarios. Señalemos, y esta es una interpretación muy personal, que el núcleo de su obra es la condición humana, la condición humana contemporánea, que tras perder la inocencia de las fieras y dejar de estar sometida a los caprichos de los dioses y a los circunloquios del pecado, se enfrenta ahora a esa nada que somos bajo los chaparrones de la codicia, el consumismo, la sinrazón y, dejémoslo para el final, también el amor.

El reportaje de la jornada en el Facebook de nuestro instituto:







martes, 23 de abril de 2019

Novedades de abril



Resultado de imagen de tus pasos en la escalera
Un hombre anticipa con ilusión el momento de reunirse con su esposa mientras ultima los preparativos de su nuevo hogar en Lisboa. Atrás queda una etapa de sus vidas en Nueva York marcada por el indeleble recuerdo del 11-S. Él se adelanta con la mudanza mientras Cecilia organiza el traslado de su proyecto científico sobre los mecanismos neuronales que rigen la memoria y el miedo.
   Un tranquilo barrio de Lisboa ofrece la promesa de un futuro que él se esmera en preparar con minucioso detalle. Pero incluso el refugio buscado y la rutina más apacible pueden resultar desconcertantes cuando la sospecha de una amenaza incierta altera su espera.

Siglos antes de que tuvieran lugar los acontecimientos que se relatan en «Canción de hielo y fuego», la casa Targaryen, la única dinastía de señores dragón que sobrevivió a la Maldición de Valyria, se asentó en la isla de Rocadragón.
Aquí tenemos el primero de los dos volúmenes en el que el autor de Juego de tronos nos cuenta, con todo lujo de detalles, la historia de tan fascinante familia: empezando por Aegon I Targaryen, creador del icónico Trono de Hierro, y seguido por el resto de las generaciones de Targaryens que lucharon con fiereza por conservar el poder, y el trono, hasta la llegada de la guerra civil que casi acaba con ellos.


¿Quién es Emily? Es inconformista, diferente, sus mejores amigos sus cinco gatos y protagonista de esta nueva trilogía. Emily the Strange es una chica de 13 años, pálida, con una larga melena tan negra como su ropa, que siempre va rodeada de cuatro gatos. Sus frases: : “Piérdete” “No quiero formar parte, quiero estar aparte”… Al principio fue una pegatina, hoy es un negocio que mueve millones. En esta novela, Emily se encuentra en pueblo desconocido y sufre de amnesia. ¿Qué hará para encontrarse?


jueves, 11 de abril de 2019

Un Soneto para Semana Santa



SONETO

Sueños que se han hecho esperar
Alegrías que no sé describir
Emociones que me hacen vivir
Tiempo que se ha hecho de rogar.

Impaciencia que no puedo controlar
Yo necesito volver a sentir
Pues escucha lo que voy a decir
Porque a mí la pasión me hace soñar.

Pues es lo que provoca la cuaresma
Que nuestra ciudad o pueblo canta
Con la meta de preparar nuestra alma.

Cuando escuches las campanas ¡levanta!
Atento, por una puerta asoma una palma
Pues ya comienza la Semana Santa.

                                                                                       Rafa Ruiz Sánchez 

__________________________________________________________________

El alumno Rafael Ruiz Sánchez de segundo de bachillerato ha tenido la gentileza de componer este soneto para el presente blog. La ilustración que lo acompaña es obra del ilustrador Emilio Ferrer y Espel. Lo realizó para la Revista Blanco y Negro, concretamente el número 2.030, publicado el domingo 13 de abril de 1930.