viernes, 19 de mayo de 2017

III Jornadas del Cómic

Durante los días 23 y 24 de Mayo celebraremos las III Jornadas del Cómic con las siguientes actividades:
  • Taller de cómic en la Biblioteca "Nulla Dies Sine Linea".
  • Realización de cómics en clase que se expondrán por los pasillos del centro.
  • Visionado de la pelicula "La tumba de las luciérnagas".
  • Exposición sobre el mundo del cómic en pasillo central.

viernes, 21 de abril de 2017

Día del Libro. Lectura simultánea


Con motivo de la celebración del "Día Mundial del Libro" que como ya sabéis se celebra el 23 de Abril, este año cae en domingo por lo que  pasaremos las actividades al lunes 24, tendremos la hora de lectura simultánea a tercera hora de la mañana.
Cada profesor debe mirar en su horario el grupo que tiene a tercera hora del lunes y avisar a los alumnos con antelación suficiente para que ese día traigan un libro para leer silenciosamente a esa hora. Se pondrá en la puerta de cada clase un cartel con la frase " SILENCIO, SE LEE".

miércoles, 19 de abril de 2017

Buscaba números de ISBN en los decimales de π para encontrar libros que leer


Geoff de Artificial Philosophy encontró un original entretenimiento a modo de proyecto el que trabajar programando un poco a la vez que indagando en las profundidades de π, la constante matemática con infinitos decimales en la que (se cree, pero no está demostrado) aparecen todos los números que podamos imaginar, por largos que sean.
En concreto escribió un programa para buscar números ISBN en los decimales de pi, al que llamó apropiadamente PiSBN.
Los ISBN son números estándar internacionales (de 13 dígitos, aunque hay algunos con 10) que funcionan como «identificadores únicos» de los libros. Cada libro publicado tiene solo un número ISBN que nunca se repite.
El software de Goeff simplemente comprueba todos los decimales de pi con los números ISBN de Google Books y si hay alguna coincidencia «escupe» el resultado. Su programa buscaba sólo libros en inglés, que tienen un dígito determinado (0 o 1) en una posición fija; además de eso tienen que validar la suma de control del dígito final (o no se consideran correctos).
El primero de los libros apareció en la posición decimal 409.783 y es un libro con los trabajos presentados a un seminario sobre ingeniería medioambiental y biotecnología. Nada místico. El segundo requirió 2 millones de decimales y es Blanca Nieves y Rosa Roja, de los hermanos Grimm. Mmm. El tercero es The healing knife de George Sava, una historia de un cirujano. Pues nada.
Si esto te parece raro, más raro es lo que ha seguido haciendo la gente al respecto. Por ejemplo David Fiander encontró 1.168 libros en el primer millón de decimales de pi y los ha publicado en una hoja de cálculo. Ahí queda eso.
(Vía @Pickover.)

jueves, 6 de abril de 2017

Visita a la Biblioteca Municipal

Alumnos de 1º ESO "A" y "C" participan en una actividad de animación a la lectura en la Biblioteca Municipal.

https://lh3.googleusercontent.com/9lyUjPJ8yyisR55A98onPAcdmZy9FITvNrmSKO_hWXK9ogHMKXTYKuqqnRTV51CCgDiUXdf7iDOX4JtcoMeROXAHDcTzuxF_qndIsdMvDnJEQRrM7sPqzf2cOavePIZFecJzLHVq-RsZ7rbOnno6QnCRmeeZg-UuuBgtYcV9HQtmPp8R1R2edSC2LyP4q7POFa1YGAJ_tjpUF74z5iGeRYisEfZuhEDnmglT5M84Z_xs4KvVI7-v1zenaATNJCA3zgLtrPaYwokt1mH-IR4DCPcl3FMJLsCOZ5Fj22eNnaOqZbVCq-emhN07eCdnaD9a2OvBQ_rPbf-92L-9lx79y6aevtFehpKLOcDRsOGuYRxCmUXqykFP3RDAhutLxyAL-yH6BKBprXASoQDpoFFzlUMoaSn3W1AR4oaRd9boD0ff0loNzrheHur4b6XpHqxgdau3l-4pVw94vnfq57zejeLqg3DufiOy8opeJIkmY_A_BFmroFEhih_S3LKQRhCkFg2VchDGJlkMiVylgafViMMO7vTF0geSZTdeefk0NX8Sq6NoN5tDsdpywvFmRvSDncSq9LAlUoWH6GJcbBJdNAGZNGha3UOlq8Shek7sA0cJm4AZpkf7FC_WBJehnKAvmn0QzKGUBgtpHK8GtVt_k_cdK1yUzYoM7rcX2FoWQw=w855-h641-no
https://lh3.googleusercontent.com/ROVPyy2CYT8Cp4wSpin1GzeGhbKnO7Tn8cbNeaF6wAED8_vnz_6ofk-9udqg1BdoILJTCkh7zHWQaCZEOKxgg9bzUQQLdKDO8OMTYJRS7-o9z9ErdN3bIRBpir5EEe8mzdqNLbGc-PY35LXyqe0-tE_gsmd4pQ3H7XPAjmZfk-sHPwhaUcn9PHkZwpabpGwU8GM31l6Ni3dBkrXDtDW4CJjrIXtD8cpTOEvI1WbtEJtONeg69J_crk7gPUraacmkioUrBorIKkeDZK8FOWQXd4UqeI4o_XYOngqZ8yRHaLBsBmzHNHNhRH3z4fEHOkSHYU-R7Lf6P0u3cbKL82-r02a38TzxPXVB5f9TZezrLIFg_gFH6yJr9CuqL4iAgG5as1c2HArVOsrBQG-IdvqSHYh1HT6JFcUf3MaOxdAola6iXIKz44d-1dwuvWCfY_3WOpOUQK1rWx9uwAvsDqRleeWPUUG-ZdYISThW2J2_zfBKFKCTOU8llrAa9Sv-D8w6S1oJXGdoyuszHTeLjwOZ9N1p-VYmde7QvkGezpWkvJdfDdYxCR8KqhMs8va4uk4oHQ7w_M0_pMXAqmK9hRHusxMZgyh9-qEgoe10hULj6L3A-oq04Y9yF6yE6_5MGZeNYSvRvF_jHHL_1thtzQeWMWR-lJ7Ddos4mTK9o2AUnQ=w481-h641-no

https://lh3.googleusercontent.com/ISr9w5hMoU2_1GTA4PTb49qH_-V5ls1Q7RR0l_MY--J9Cda-MrSoOJMPYnTyoFFdNb3Ocz_J67Mk2IN30M0kiZpJAEKGkhbbhPvUqvi2Be4BpZ8Hq_B_vR_D58XXnwKHn94BCNdewJLQLLrTj_fkDEheqHPrwZwRFCQT3gPWCjoHSKAwp0Qfn9EAnR8Sr15juTIUgTwKFFuSuzA9EuWosiOdjnal4GTVOk6bwQy-ZvEdF7Fnvwinlkufn0G9jGU9A7RQ0pePfaN6S-DoMWvw9z8H_oH1MbpWS7kgTbSpTlt_Kh8wws2C3oHO1IgCyju0txTBJ6X3I8OIss1j_ERnORcdsC0NvDNxVoLUWnMp_iFt_GzjOZ43P3uY9Zj874vtKUXmUhIqYEk6R3qD0NBR-JhFyKxrtqR4gr2z8D09Cvi2ylI4XVpOSHIhDWcFU9M6t6vVLaJ8k7TnuzgngQspqQOnk8xOmXtrWVRKhDswoNVIm_8HjUYJXZ0a_8n58HXnyBek1LEXBBs1hRDMRI-7Mz_Q1FmqtLh-Kk0-Yq1TEkbisKt_f0CVOvBXGYrRGXkVrclW37b22oBA0Z1_l5w8ZcxNu-2B_9z5b-5qs1FSXfHPOCq2Apuu80NCFbECs489vEciw6WCPOIGWDXWozrfYqLqt2C74ueZ4VL7J5Z4Eg=w481-h641-no


https://lh3.googleusercontent.com/ruA9-zweFRroBzePjgeILCuw9Ajyy11WBw7g7iAYa9k40vGTsfnVrrdDiBpqfZS05kHLXJYFTbvKF6exHdpppbWsOsMZN8ZNyie0ACfcm_smHErGYaz3Fv4g9nb4it2RhH3Hy9LfMa3VoJmflDHoXB8RxUMdMqwWoU5w-7mbSum8qQRdD_hR2xNDmjQNPro0YCGQRQTFZTmkFgyjVeiEQOuAF0A3QecodRtZNTvn7EHeioROjtZWN6nUsTU0pPNhcURmlU7fbPiOYa2aHSuCdNfbOg9puvbG6FpTgEg_EVry1ikpDQo7TiUxzrCX5hHIsusmmfeBoxkJrrSwQL5rYWuRTagSCnxqOdBZaea5Y92sPa9Sh2QxbTciDdqpsWNEWbuDS7MckzrNL4jJScFnQ1omeBEPcW1A7-mc-y9dEZJ6WCpcJ0xveUfzZ7IeSOE1uq9ygaA2klE9TDytRAsPBS28W3-nE4Z2moNB8a1v0VRTZvaiKcXO7VttTQnJ7xlvjR0WCRJzCC5bdwPK3xmcqhlKg0MJQwEf9jaf7YCLrKWT9COfQcYuH3ME8Ctf4qYMlRHAWrHdMEMP7kOIjOAlryPWaHd4ulc976dED4nVPtEW08JsHP0I6Xz2o4_1kBvQcYu1iMP-D_AIqHNBVYyxpsIZZ3voEkpJWdPs7IkNoA=w855-h641-no

sábado, 11 de marzo de 2017

Apocalípticos e Integrados



Rodeados de libros, pero concentrado en su smartphone, Javi parece encarnar el desprecio que las nuevas generaciones mantienen hacia la lectura. O tal vez no. Por la misma regla de tres puede estar consultando el catálogo de la biblioteca velezguevariana, y al descubrir que no lo tenemos (o se encuentra en préstamo) se apresura a buscarlo y reservarlo en la Biblioteca Municipal de Écija. Y si tampoco allí lo consigue puede comprarlo en las cientos de (más bien todas) librerías que venden en la red y le llegará en dos o tres días. Y si se trata de una obra descatalogada, siempre podrá encargar la fotocopia del mismo en la Biblioteca Nacional de Madrid, o intentar adquirirlo por poco coste en el inabarcable mercado de segunda mano. También, no nos olvidemos, tiene la posibilidad de descargárselo (de forma gratuita o estipendiaría) o leerlo en Google Book.

El Smartphone, y cualquier acceso a la Red, no sólo sirve para buscar libros, también ofrece las recensiones críticas, las distintas ediciones y sus variantes, las traducciones, sus adaptaciones, su carrera comercial, los clubs de lectores, los trabajos escolares o universitarios que se han hecho sobre el mismo… A internet se incorporan no sólo los estudios recientes, sino que se recuperan las actas de congresos remotos, de revistas fenecidas, de obras inéditas. Hete aquí que la última maravilla de la tecnología acaba desempeñando, ventajosamente, la labor de libreros de lance y chamarileros.

Las posibilidades no acaban ahí. El Quijote en formato pdf no puede rivalizar con la prestancia de esas ediciones de lomo dorado y litografías de Doré. Pero permite en pocos minutos, tal vez uno, encontrar ese pasaje, cita o retruécano que recordamos vagamente. El cotejo a varias ediciones digitalizadas sumado a la búsqueda de localismos y giros gramaticales recurrentes ha permitido en menos de un año lo que no se ha logrado en cuatro siglos: identificar al autor del Quijote de Avellaneda. Procedimientos similares permiten identificar plagios y plagiarios, desmentir los bulos y las citas falsas, interpretar palimpsestos, reconstruir el archivo de la STASI a partir de 600 000 millones de fragmentos… Al lado de estos prodigios, la sinopsis de los evangelios, las Etimologias de San Isidoro, los esfuerzos de María Moliner, la edición del Espasa, todas las recopilaciones de dialectología y costumbres populares quedan a la altura del arte megalítico: impresionante, pero tosco e inútil.

Los apocalípticos podrá argumentar que todo esto resulta puramente mecánico, pero lo cierto es que esta batería de adelantos ayuda, y de qué forma, a la creación literaria. No sólo por disponer de manera instantánea de todas las fuentes y modelos que se requieran, sino además por herramientas como los correctores de ortografía y de sintaxis o los traductores instantáneos, en los que ya se implementan las primeras nociones de inteligencia artificial. Por otra parte la Red te permite subir todos álbumes de fotos, bitácoras y otros formatos en los que compartir tus ficciones o reflexiones sin la tiranía de editoriales, librerías o el supuesto gusto del público. No se puede acusar a Amazon de arruinar el sector cuando lo cierto es que ofrece la autoedición a precios muy asequibles.

Se argumentará entonces que los teléfonos inteligentes se emplean normalmente para perder el tiempo con juegos exasperantes o para compartir, comadrear, zaherir en las redes sociales. Pero también permiten tener en la palma de tus manos el acceso a todos los libros del mundo, la puerta de la noosfera y si el oxímoron es tolerable, la epifanía del conocimiento.  No buscamos el parecido de forma intencionada, pero cuando contemplamos la imagen de Javi retrepado en la escalerilla, nos asalta la imagen de la pitonisa sobre el trípode. Y es que la coletilla «en tiempo real» nos coloca al nivel de los héroes,  los reyes y los dioses. Con la ebriedad del demiurgo creemos y afirmamos que la Red no ha venido a destruir la Cultura, sino a perfeccionarla y ofrecerla en su plenitud. El Verbo comenzó la Creación y se acerca el momento en que toda la Creación sea Verbo. Es el momento de ceder el turno a estas inspirado y profético relato incluido en el Retorno de los Brujos:

«La ciencia de los mejores lingüistas del mundo no bastó para descifrar ciertos manuscritos encontrados en las orillas del mar Muerto. Se instaló una máquina, un calculador electrónico, en el Vaticano, y se le dio a estudiar un espantoso galimatías, los restos de un per­gamino inmemorial, en el que aparecían escritos en to­dos sentidos, fragmentos de signos indescifrables. La máquina tenía que realizar una labor que no habrían podido ejecutar doscientos cerebros trabajando dos­cientos años seguidos: comparar los trazos, rehacer to­das las series posibles, deducir una ley de similitud en­tre todos los términos de comparación imaginables, y, después de agotar la lista infinita de combinaciones, es­tablecer un alfabeto partiendo de la única similitud aceptable, volver a crear una lengua, restituir, traducir. La máquina observó los despojos con su ojo verde, in­móvil y frío, empezó a chirriar y a zumbar; innumera­bles ondas rápidas recorrieron su cerebro electrónico, y al fin extrajo de aquel detrito un mensaje, que era la palabra del viejo mundo enterrado. Tradujo. Las som­bras de letras cobraron vida sobre el polvo del pergamino, se juntaron, se agruparon, y de aquella masa infor­me, de aquel cadáver del verbo, brotó una voz llena de promesas.»

Por lo demás, faltaríamos a la verdad en calificar toda esta maquinaria como revolución, pues se venía gestando desde hacía muchísimo antes, tal vez, a lo Teilhard de Chardin, desde el principio de los tiempos, desde ese Verbo o Logos joánico. Mientras buscábamos el encuadre más evocador (y no fue tarea sencilla), Javi, con la concentración de los buenos modelos, sintió como un rumor entre libro y libro, como de pisadas sobre la hojarasca o de aleteo de polillas en un bosque. Ese bisbiseo era lo que los volúmenes se contaban los unos a los otros: el recuento de los reemplazos tecnológicos que habían sucedido hasta la fecha. Canta lengua, cómo la versión escrita de la Ilíada se volvió canónica y arruinó a los aedos que quedaban. Como, siglos más tarde, la Antigüedad se desmoronó y, nuevo signo de los tiempos, el papiro enrollado fue derrotado por el libro de pergamino. Como la irrupción de los árabes en el Mediterráneo supuso que los molinos de Valencia, Silos, Fabriano trabajaran sin descanso en la producción de papel. Y las luchas sin cuartel, y los exterminios de formas de concebir el libro se sucedieron en tropel: el manuscrito por la imprenta, la miniatura por el grabado, el grabado por la litografía… Una guerra interminable, a veces sórdida se estableció entre el fotolito, la multicopista, la linotipia, la rotativa, el ciclostil, la fotocopia, el ofset,..

El cambio de soporte ha sido una constante en la historia de la cultura y, consecuentemente, en la gestión de las bibliotecas. El medio no tiene por qué ser el mensaje, y una fábula de Esopo no es menos auténtica (ni menos divertida) inscrita en mármol que reluciendo en la pantalla de un ordenador. Concluiremos con dos evidencias. La primea es que la historia es un tecnothriller. La segunda es que todo lo planteado en esta entrada como novedad provocará la risión de los lectores de dentro de unos años.

El alumno es Francisco Javier González Campos, del segundo de bachiller «A».

viernes, 10 de marzo de 2017

Concurso marcapáginas #8Marzo

Concurso de marcapáginas realizado para conmemorar el día 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer:


viernes, 10 de febrero de 2017

Los más lectores


Siguiendo con nuestro balance estadistísco hasta la fecha de hoy:

Las clases más lectoras són:
  • 1º ESO "D"
    •  1º ESO "A"
      • 2º BACH. "B"
        • 3º ESO "B"



¿Quiénes leyeron más, ellos o ellas?
  • Chicas: 63%
    • Chicos: 37%







L@s mayores lector@s son:

  • Ainhoa Torres Torres - 2º ESO "C"
    • Selene Pacheco Rodríguez - 4º ESO "A"
      • Fco. de Paula Rojas García - 1º ESO "D"
        • Yanira March Ruiz - 1º ESO "C"

miércoles, 8 de febrero de 2017

Títulos mas prestados

Cuando llevamos la mitad del curso escolar 2016/17, los cuatro titulos más prestados desde comienzo de curso hasta la fecha de hoy son:
  • Fábulas de Esopo
  • La rosa de los vientos
  • Bodas de sangre
  • El laberinto de los espíritus


viernes, 3 de febrero de 2017

Autores más leidos por nuestros alumn@s

Cuando llevamos la mitad del curso escolar 2016/17, los cuatro autores más leídos por nuestros alumnos desde comienzo de curso hasta la fecha de hoy son:

  • Jeff Kinney
  • Jerry Pinkney
  • Carlos Ruiz Zafón

  • Federico García Lorca